ADN Social de Votorantim

Accionistas y ejecutivos de las empresas definen la esencia de la actuación social de Votorantim y de sus participadas

ADN es la sigla en inglés para ácido desoxirribonucleico, nombre dado a una molécula que codifica las diversas características de cada individuo. Transferido metafóricamente del campo de la biología al mundo corporativo, el concepto de ADN tiene como objetivo expresar la esencia de una empresa, el código que determina sus actitudes y su realidad. Esta fue la idea tras un trabajo que el Instituto coordinó en 2018 con el apoyo de una consultoría especializada. El resultado: un documento que explicita las directrices de Votorantim en el área social y tiene por objeto orientar y ampliar el legado construido por los negocios de las empresas participadas.

Para el CEO del Instituto Votorantim, Cloves Carvalho, la definición del ADN Social gana relevancia por el momento de la empresa y las perspectivas futuras. Desde 2015, Votorantim actúa bajo un nuevo modelo de gobernanza en el que Votorantim S.A tiene la función de gestora de la cartera de negocios. Cloves destaca que este papel presupone tomar decisiones de inversión y desinversión. “A partir del momento en que se tiene esta referencia [del ADN], es más fácil diagnosticar lo que es posible agregar a las nuevas inversiones desde el punto de vista social y qué hacer. En las desinversiones, el ADN también sirve de referencia sobre lo que se está vendiendo”.

Entre los temas abordados en el documento, destacan:

El nuevo documento integra el ADN de Votorantim, que ya contenía directrices de gestión para las áreas de Finanzas y Gestión de Personas. El proceso de construcción contó con un análisis en profundidad de la historia de la actuación social de Votorantim durante un siglo de presencia en Brasil, los modelos actuales de gestión de la sustentabilidad en Votorantim y las perspectivas y demandas futuras. Como marcos del trabajo, se consideraron referencias internas – valores y propósitos – y externas – como los desafíos sociales mundiales.

En la etapa preliminar, se realizaron dos actividades de recopilación de información. La primera fue un diagnóstico sobre las prácticas de actuación social (ver cuadro) en 159 operaciones de las empresas participadas de Votorantim en 11 países. Se consultó a 136 líderes. La segunda fue una serie de entrevistas presenciales y por teléfono con cerca de 40 líderes, entre accionistas, CEOs y directores.

De los líderes entrevistados, 30 integraron el taller que definió la primera versión del documento, presentado después a la aprobación y ajustes del Consejo del Instituto Votorantim y del Consejo de Administración de VSA. Por último, en el primer trimestre de 2019, el ADN Social de Votorantim fue aprobado por el Consejo de Administración de Hejoassu, controladora de VSA.

DIAGNÓSTICO GLOBAL DE LA ACTUACIÓN SOCIAL

Ejes temáticos: inversión social; voluntariado; programa de visitas; estructura para relaciones comunitarias; foro de diálogo; relaciones con stakeholders; recepción de quejas; reclamaciones y elogios; y gestión de conflictos.

156 unidades operativas consultadas de 8 empresas: Votorantim Cimentos, Votorantim Energia, Nexa, Companhia Brasileira de Alumínio (CBA), Fibria, PazdelRío, Legado Verdes do Cerrado y Acerbrag.

136 líderes de operación consultados