Apuesta en la educación

En una década de existencia, el programa “Parceria Votorantim pela Educação” (PVE – Alianza Votorantim por la Educación) alcanza la marca de 104 ciudades con beneficios consistentes de calidad

De 2017 a 2018, el programa “Parceria Votorantim pela Educação” (PVE – Alianza Votorantim por la Educación) más que duplicó de tamaño y consolidó avances importantes. De las 95 ciudades evaluadas internamente, 93 presentaron un progreso en la regla de competencias consideradas esenciales y 68 (72%) lograron las metas definidas para el año. Además, de acuerdo con la evaluación de impacto realizada por consultoría externa, teniendo en cuenta los resultados del Índice de Desarrollo de la Educación Básica (Ideb) 2017, el PVE ha contribuido a acelerar el logro de los resultados de la red pública de educación de las ciudades participantes en un 35% en la enseñanza primaria, considerando el período entre 2013 y 2017, y en un 52% en la red pública de la enseñanza secundaria para el mismo período.

El aumento en la cobertura de ciudades fue el resultado de un trabajo iniciado tres años antes, cuando Votorantim eligió la educación como uno de los temas para la conmemoración de sus 100 años de fundación y estableció la desafiante meta de llegar a 100 ciudades en el año de la celebración. En 2016, el PVE se llevaba a cabo en 17 ciudades; en 2017, eran 51. Esta expansión y los resultados logrados por el programa solo fueron posibles debido a la gran implicación de las empresas participadas y los altos mandos, que entienden que contribuir a la educación es una inversión importante para el desarrollo territorial de las ciudades donde las empresas actúan y, por consiguiente, muy beneficioso para la productividad de las empresas en sí.

Reconocido como una tecnología social por la Fundación Banco do Brasil, el PVE está presente en 17 estados en todas las regiones del país. En 2018, 104 ciudades formaron parte del programa, siendo el 66% predominantemente urbanas. Son 81 pequeñas ciudades (hasta 50 mil habitantes), 9 ciudades medianas (entre 51 mil y 100 mil habitantes) y 14 con más de 100 mil habitantes. Entre las empresas participadas, Votorantim Cimentos, Fibria y Votorantim Energia concentran el mayor número de proyectos, con 25, 23 y 24, ciudades impactadas, respectivamente. No obstante, todas las otras – Nexa Resources, Citrosuco, Companhia Brasileira de Alumínio (CBA), Reservas Votorantim y Banco Votorantim – además de la propia VSA, desarrollan la iniciativa.

El PVE está alineado con el cuarto Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS), que es la Educación de Calidad, que busca “garantizar la educación inclusiva y equitativa de calidad y promover oportunidades de aprendizaje permanente para todos”. con el mensaje “Estar presente hace la diferencia”, el programa se llevó a cabo en 1.130 escuelas en 2018, a través de la movilización de más de 162.000 personas de la comunidad, además de impactar a 360.000 alumnos, padres, profesores, gestores y otros miembros de la comunidad escolar.

Para facilitar el desarrollo de las competencias, su metodología prevé la definición anual de un tema transversal, que impregna todos los ciclos formativos y genera impactos positivos significativos en el corto plazo. En 2018, este tema fue “Gestión centrada en el acompañamiento del aprendizaje”, elegido por entender que el aprendizaje y su acompañamiento deben ser prioridad de todo el equipo de gestión educativa y escolar. Además, este tema está muy alineado con la actual etapa de implantación de la Base Nacional Común Curricular (BNCC), política pública que determina los conocimientos y habilidades esenciales que los estudiantes deben tener derecho a aprender, año a año, durante toda su vida escolar.

La coordinadora del área de Capital Humano del Instituto Votorantim, Anna Christina Nascimento subraya que “es importante asegurarse de que el aluno realmente esté aprendiendo, lo que a veces no es tan fácil en el día a día del ambiente escolar”. Para ello, el Instituto ha desarrollado herramientas de gestión e indicadores que ayudan en el análisis y en el diagnóstico de la etapa de cada escuela para la elaboración de planes de acciones, acompañados con cuidado. “Este es un tema desafiante, porque el acompañamiento rutinario del aprendizaje no es parte de la cultura escolar, pero cada año vamos mejorando las herramientas como instrumentos de observación de las habilidades de los alumnos”, afirma.

Para 2019, el desafío es profundizar la cultura de acompañamiento del aprendizaje, a través del perfeccionamiento de las herramientas de gestión y la identificación de problemas educativos en las ciudades. Además, el programa pasará a llamarse “Parceria pela Valorização da Educação” (Alianza por la Valoración de la Educación), para reflejar un carácter más amplio e inclusivo para contar con la participación de otras empresas además de Votorantim. Suzano, que desde fines de 2018 controla Fibria, antigua operación de Votorantim en el sector de celulosa, es la primera a unirse a ese esfuerzo.

¿Cuáles son las competencias trabajadas durante todo el PVE?

Processos de gestão

  • Registro y documentación
  • Acompañamiento de aprendizajes
  • Constitución de equipo cooperador
  • Alianzas y movilización social
  • Articulación de las acciones de la escuela y políticas de la red
  • Formación continua
  • Gestión de recursos

Mobilização

  • Conocimiento sobre educación
  • Actitud y disposición para actuar
  • Estructura de una red local por la educación
  • Vitalidad de una red local por la educación
  • Alcance de una red local por la educación

Caso: Alumínio – SP

El PVE se lleva a cabo en Alumínio desde 2016. Integra la actuación social de la Companhia Brasileira de Alumínio (CBA) y su desarrollo se produjo en paralelo con un importante cambio adoptado por la Secretaría Municipal de Educación, que cambió el régimen de series al sistema de ciclos. Para la Secretaria Municipal de Educación, Andreia Juliana Pires, el PVE fue fundamental como apoyo al diagnóstico de las necesidades y mejora del planeamiento. “Cada grupo de profesores definía lo que se iba a hacer de una manera, no había unidad ni dentro de una misma escuela, ahora, realizamos el planeamiento de toda la red al mismo tiempo”, comenta. El planeamiento se hace cuatro veces por año, cada bimestre, y también funciona como un momento de formación para los profesionales involucrados.

Otra iniciativa del PVE que inspiró mejoras en la secretaría fue la aplicación de la metodología de los Indicadores de Calidad de la Educación (Indique), desarrollada por la Acción Educativa, con apoyo del UNICEF y del Ministerio de Educación y que propone la participación de toda la comunidad escolar en procesos de mejora de la calidad educativa. La aplicación de la metodología en 2017, que permitió ver cómo el sistema escolar estaba en la óptica de los padres y la ciudad decidió, por medio de un decreto, hacer la aplicación obligatoria todos los años.

La realización de cambios en el sistema educativo con el apoyo del PVE posibilitó que la ciudad de Alumínio tuviera un avance significativo en la última edición del Índice de Desarrollo de la Educación Básica (Ideb). Los primeros años, el índice aumentó de 5,4 en 2015 a 6,6 en 2017, superando la meta del programa para el período (6,2). En los últimos años, la evolución en el período fue de 3,9 a 5,1, ligeramente por debajo de la meta (5,3).