Desafío Voluntario

Centrado en educación y ciudadanía, el Desafío Voluntario de 2018 movilizó a más gente y actuó en sinergia con el programa Parceria pela Valorização da Educação (PVE – Alianza por la Valoración de la Educación)

Envuelto por el tema de la celebración del 100º aniversario de Votorantim, “Educación y Ciudadanía”, el Desafío Voluntario 2018 contó con la participación de 5.263 personas (52% empleados y 48% invitados) que donaron su tiempo para llevar a cabo 1.248 acciones. De ellas, 1.112, casi el 90% del total, se dirigieron a la educación en ciudades atendidas por el PVE [enlace para el PVE] y se centraron en actividades como contar cuentos, presentaciones musicales y de teatro, campañas de recaudación de libros y materiales escolares.

A través de una competencia sana, la iniciativa fomenta la movilización y promueve la integración de empleados e invitados con las comunidades donde se encuentran las unidades de negocio. En total participaron 78 unidades de las empresas participadas de Votorantim, incluyendo dos en Perú. Uno de los aspectos más destacados del año fue la participación de los líderes, que participaron directamente en las acciones y ayudaron a apalancar la puntuación de los equipos, ya que llevar líderes a las actividades prácticas rinde muchos puntos.

Como novedad, se llevó a cabo una acción relámpago dirigida al tema “ciudadanía”. Los empleados de todas las unidades fueron incentivados a difundir la Guía del Voto.

Conexión

Piezas de comunicación específicas y charlas directas con los líderes de los equipos mantuvieron vivo el tema de voluntariado durante todo el año. A través del servicio de atención Socorro Voluntario, disponible en WhatsApp, y del grupo “Voluntarios Votorantim”, en Facebook, los interesados recibieron apoyo para el relato y la contabilidad de las acciones y podían aclarar dudas cualquier día y hora. También cambió el sistema de puntuación: con puntos para los voluntarios que indicaron otros voluntarios y puntos extras para las acciones llevadas a cabo en escuelas.

En la evaluación de Raquel Leite, analista sénior de Capital Social e Institucional del Instituto Votorantim, los resultados más significativos de esta edición comprobaron que la forma diferenciada de incentivar a la gente a participar fue una estrategia acertada. “Podemos celebrar la madurez del voluntariado corporativo, y en 2019 vamos a reflexionar sobre el modelo con el fin de promover mejoras y hacerlo más fácil”, dice.

El sistema de reconocimiento se ha ampliado. Además del ranking por unidad de negocio, se han creado categorías específicas para valorar los aspectos más destacados de los empleados, invitados, grupos de movilización del programa Parceria Votorantim pela Educação (PVE – Alianza Votorantim por la Educación), escuelas e instituciones. “Ofrecer un reconocimiento diferenciado fue uno de los cambios de la estrategia alineada con el área de educación del Instituto Votorantim para incentivar aún más a la gente a participar en las acciones y recompensar a quienes ya trabajan con estos temas, como el caso de los grupos de movilización”, explica Raquel.

Al final de la competencia, en la categoría empleados, los diez primeros colocados ganaron puntos en el programa de beneficios DOTZ y pudieron cambiarlos por premios en la plataforma. Las escuelas, instituciones y grupos de movilizadores recibieron premios en efectivo. Las unidades vencedoras ganaron trofeos y los invitados, certificados de participación.

Nexa Resources quedó en primer lugar en las categorías de unidades y grupos de movilización. La lista completa de los ganadores está disponible en: http://voluntarios.votorantim.com.br/.

Desafío Voluntario en Números

TESTIMONIOS DE LOS QUE PARTICIPARON

En esta edición, los voluntarios más activos entendieron mejor el programa y motivaron a otros a participar. Hubo mucho incentivo para participar y llegó un momento en que la adhesión fue espontánea: uno contagiaba al otro. Nuestra meta era realizar 900 horas de voluntariado, pero llegamos a 2,8 mil. Visitamos todas las escuelas de la ciudad para hacer un diagnóstico y esto ya proporcionó un gran acercamiento con el universo de la educación. Elegimos trabajar con una escuela cohabitada en el barrio São Jorge: de mañana funciona como “Escola Estadual Manuel Pereira” y, a la tarde, como “Escola Municipal Clarinda Firmina Araújo Santos”, que era la más necesitada. Hicimos la reforma del tejado, pintura y jardinería, arreglamos los pupitres y cambiamos todos los vidrios. Fue una transformación gigante. También hicimos yincanas, participamos en una reunión pedagógica y vimos más aproximación entre los profesores y los alumnos. Aprendimos mucho con el universo de la educación al participar en una realidad que no era la nuestra. Los beneficios superaron el premio del Desafío Voluntario”.

Alice Mascarenas Castilho

Analista de Responsabilidad Social en Nexa (unidad Três Marias

En esta mi segunda participación en el Desafío Voluntario, fue muy enriquecedor ver que generamos impactos positivos para personas que realmente necesitan. Nos tomamos un tiempo de la vida personal para hacer el trabajo voluntario, pero fue divirtiéndonos y también hicimos nuevos amigos y conocimos buena gente. Además, fue gratificante ver que nosotros, de la fábrica, pudimos incentivar a los habitantes a participar también y así promover cambios en la comunidad de Aguaçu. Hicimos una acción estructural en la escuela del lugar, donde las paredes se estaban cayendo o con moho, instalamos ventiladores en las aulas para amenizar el calor y colocamos lámparas. También impartimos charlas de concientización sobre temas importantes, como el suicidio y las elecciones, e incluso después que el Desafío Voluntario acabó, mantuvimos la unión. Llevamos información de los movimientos Octubre Rosa y Noviembre Azul y determinamos que todas las acciones educativas que vengan a la fábrica se replicarán en la comunidad, que carece de informaciones. Logramos unir la comunidad y mostrar el poder de hacer la diferencia”.

Diego de Oliveira Costa

Coordinador de Minería en Votorantim Cimentos (unidad Cuiabá)